El-Estrés-y-como-manejarlo

Terapias alternativas para el manejo del estrés

El estrés es parte del día a día de la mayoría de las personas en esta época como resultado de las situaciones laborales, sentimentales, familiares y el ritmo acelerado a cual nos enfrentamos.

A pesar de estar tan presente en nuestro diario vivir aún resulta muy difícil lograr definirlo. Los científicos comentan que el estrés es una fuerza o evento que nubla la estabilidad, balance o funcionamiento normal del individuo.

Hay alternativas no medicamentosas que podríamos implementar para mejorar nuestra calidad de vida y desempeño diario.

Realmente el estrés es la manera en la cual el cuerpo se protege a su mismo, cuando el peligro acecha el cuerpo produce sustancias químicas “hormonas” que preparan a las personas para la acción (adrenalina, cortisol) estas de hecho funcionan perfectamente al encontrarnos en situaciones de riesgo y daño pero no tanto cuando las personas deben luchar con la vida diaria, es difícil para el cuerpo mantener la alerta roja TODO EL TIEMPO, Si esto sucede la persona cae en trastornos como: ansiedad y depresión derivados del cansancio y la vigilia intensa.

Signos de estrés:

  • Dolores de cabeza frecuentes
  • Manos y pies fríos y/o sudorosos
  • Sensación quemante en el “corazón” , estomago o naúseas
  • Ataque de pánico
  • Somnolencia o insomnio en exceso
  • Persistente dificultad para concentrarse
  • Comportamientos obsesivos compulsivos
  • Fátiga constante
  • Irritabilidad o molestia
  • Pérdida o ganancia de peso
  • Sentimientos de estar saturado

Consejos y estrategias para ATACAR el estrés de la vida diaria:

  • Manejar el tiempo: realizar listas, planes de acción, saber que es lo más importante del día y establecer prioridades. Es importante hacer un análisis de trabajo y saber qué rol juego, evitar ser multitasking, solo revisar el correo en ciertos momentos del día, no emplear dispositivos electrónicos antes de dormir.
  • Otras personas: el lidiar con otras personas puede ser una fuente significativa de estrés, aprender a ser asertivos, manejar los limites, lograr definir cuándo decir que no a ciertas tareas.
  • Ambiente laboral: tomar acciones para lograr un ambiente menos hostil.
  • Herramientas orientadas a la salud emocional: pensamiento racional y positivo.
  • Herramientas orientadas a la aceptación: yoga, meditación y relajación física, horas de sueño y descanso, construir resilencia para sobreponerse a los momentos negativos.

Herramientas puntuales alternativas:

  • Musicoterapia: escuchar música relajante. La música ha sido empleada como una herramienta de curación desde la antigüedad, algunos creen que desde los 1700s. Tiene el potencial para influir física, emocional, social y cognitivamente.
  • Yoga y meditación: algunas incluyen mindfulness, meditación transcedental y programas basados en meditación para reducción del estrés que han logrado un impacto en el manejo de la ansiedad. La meditación se logra generalmente en un ambiente calmado, silencioso y cómodas posiciones, las sesiones varían en cuanto a duración y números de veces al día. 
  • Acu presión: practicada en china desde 2000 A.C desde antes del empleo de la acupuntura. Ampliamente conocido: acu presión en la muñeca para el manejo de las náuseas. Puede reducir dolores musculares y tensión, mejora de la circulación, liberación de endorfinas y eliminación de toxinas. El mecanismo de acción puede ser similares a otras técnicas de acupuntura.
  • El consumo de algunas sustancias naturales como:
    • Magnesium
    • Valeriana
    • Rhodiola rosea
    • Hierba Kava
    • Cantidad APROPIADA de ejercicio
    • Dieta baja en azucares y carbohidratos complejos

Definitivamente a pesar de todas las técnicas el manejo del estrés y la efectividad de dichas técnicas será dependiente de cada persona ya que cada organismo es diferente. Si existe alguna duda sobre si está la posibilidad de algún trastorno de salud mental que podría propiciar el aumento del estrés como: trastorno límite de la personalidad, bipolaridad, ansiedad, ataques de pánico y otros favores acudir a consulta con un especialista en salud mental.