Consejos para la salud visual

Consejos-para-la-salud-visual

Consejos para la salud visual

“La Vista” es la encargada de procesar el 90% de la información que recibimos diariamente, y a pesar de su enorme repercusión en nuestras vidas, habitualmente no le prestamos la atención que se merece y generalmente sólo nos acordamos de ella cuando surge un problema.

Consejos para la Salud Visual:

1. Mantén las pantallas de ordenador y dispositivos móviles a una distancia adecuada. El optometrista Marcos Rosenfield, profesor de educación clínica en la Universidad Estatal de Nueva York College de Optometría de Manhattan  dice:

“No sólo estamos viendo pantallas durante más tiempo sin descansos, también estamos trabajando con dispositivos de mano a distancias más cercanas que lo haríamos con los materiales impresos”

Teléfonos móviles inteligentes,  tabletas,  e-readers y reproductores de MP3 sin contar con las pantallas que nos encontramos en aeropuertos, estaciones de metro, tren, cines y eventos deportivos. El contraste y el brillo de una pantalla electrónica con el tiempo puede conducir a la fatiga visual, en algunos casos el  Síndrome Visual Informático.  Los  síntomas  pueden incluir dolores de cabeza, visión borrosa, dolor de cuello, ojos secos o rojos, fatiga, visión doble.

2. Haz descansos intermitentes. La exposición continua a un ordenador o un dispositivo móvil  provocando sequedad e irritación ocular.

Se recomienda el uso de la regla de 20/20/20. Cada 20 minutos, mirar a 20 pies de distancia (6 mts. más o menos)  durante 20 segundos para poder relajar la acomodación y la convergencia a la vez que parpadeamos más frecuentemente.

3. Es necesario usar  Gafas de Sol para proteger los ojos de los rayos ultravioletas. La exposición a los rayos ultravioletas (UV) pueden deteriorar la visión, debemos siempre utilizar  gafas de sol que nos protejan del 100% de los rayos ultravioletas  y para asegurarte de ello debes de comprarla en una óptica o distribuidor oficial.

4. La importancia de los ácidos grasos omega-3. Los ácidos grasos omega-3 pueden reforzar el corazón y el cerebro, pero  también
pueden disminuir el riesgo de enfermedades en los ojos. El omega-3 fortalece la película lagrimal y por tanto puede ayudar a reducir la sequedad ocular.

5. La importancia de los alimentos verdes. Los verdaderos nutrientes  para la vista son la  luteína  y  zeaxantina  que se encuentran en alimentos tales, como verduras de hojas verdes,  brócoli,  calabacín,  guisantes  y  coles de Bruselas.

Investigadores de la Universidad de Georgia en Athens descubrieron que estos pueden mejorar la visión al reducir los efectos estresantes en los ojos de la exposición a la luz brillante, ya que ayudan a absorber parte de esa luz.

6. Beber té verde y  cerveza con moderación es bueno para tus ojos. El  té verde es hidratante y por tanto ayuda a producir más lágrima, contienen al igual que la cerveza  las “catequinas“, que tienen un elevado poder antioxidante  (tienen  vitaminas C y E, la luteína y zeaxantina) que pueden ayudarte a  defender tus ojos de la  degeneración macular  y de las  cataratas.

7. Los lentes de contacto. Si usas lentes de contacto no te confíes y no te saltes pasos. Nunca te duermas con ellos puestos.

8. Cuidado con el maquillarte. Las bacterias pueden desarrollarse en el rimel, por lo que es importante tirar el tubo después de tres meses desde su apertura. El Dr.Ruth D. Williams,  ex presidente de la Academia Americana de Oftalmología, dice respecto a la costumbre de pintar la línea en el borde del párpado inferior, que debería de realizarse siempre por fuera.

9. Acostúmbrate a usar gafas de protección. “La gente entiende que sólo necesita gafas protectoras cuando trabaja con herramientas eléctricas, para tareas como trabajar en el jardín, con madera (lijar, taladrar, clavar, etc.) y hasta para limpiar el horno, según Justin Bazan,   optometrista de Brooklyn”.

10.  Haz revisiones anuales. Realizar una  revisión anual de la vista es muy importante e incluso convendría hacerla más frecuentemente, si tienes síntomas como dolor persistente en el interior  de los ojos, enrojecimiento o pérdida gradual de la visión.  Si tienes ante- cedentes familiares de glaucoma o si padeces  iabetes recuerda que existe más riesgo de problemas relacionados con la visión.